dolor_HigadoLas vísceras de abdomen y pecho pueden sufrir tensiones y restricciones en su movilidad que afectaran a su función o que podrán provocar dolor o molestias en otras partes del cuerpo. Esta rama de la osteopatía busca normalizar las relaciones entre las diferentes vísceras y eliminar tensiones en los tejidos de las mismas. Por lo que no se puede efectuar un tratamiento a un paciente con un problema tanto estructural como visceral si antes valorar sus relaciones y su origen viscerosomatico o somatovisceral, siendo el asiento de la mayoría de las afecciones que se cronifican de forma recidivante si no lo restablecemos.

Está basada en que todas las vísceras tienen movimiento, como cualquier otra estructura corporal, y tienen que tenerlo para funcionar correctamente.
El movimiento de las vísceras es producido por:

  • El diafragma: es un músculo que al contraerse ejerce un empuje sobre las vísceras abdominales y
    una tracción sobre los pulmones y el corazón.
  • El propio movimiento visceral: el corazón late, el estomago tiene contracciones involuntarias para
    poder hacer la digestión, los intestinos tienen peristaltismos…
  • La movilidad visceral: es un movimiento propio de cada órgano, que parece que tiene su origen en
    el desarrollo embrionario. Entonces, si el diafragma no se contrae correctamente las vísceras ya no se van a mover bien, porque novan a recibir ese empuje que necesitan y si la musculatura interna involuntaria de las vísceras está espasmada, el movimiento visceral va a estar disminuido.Y como en cualquier otra parte del cuerpo, si deja de haber movimiento aparecen consecuencias:
  • Las sustancias de desecho se quedan estancadas al no haber el efecto bombeo produciendo un
    acúmulo de toxinas en la zona sin movimiento.
  • Se producen adherencias entre los planos que antes deslizaban correctamente, disminuyendo
    todavía más la movilidad.
    La función de la víscera disminuye, los intestinos por ejemplo al no tener una buena contracción, no van a poder empujar el bolo alimenticio y pueden aparecer los síntomas, como digestiones pesadas, gases,estreñimiento…
    Por lo tanto vemos, que mantener un buen movimiento diafragmático y un buen movimiento visceral esimprescindible para tener una buena salud.

ALGUNAS DOLENCIAS DE CAUSA VISCERAL

*Si alguno de estos síntomas son los que padeces, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para poder darte una solución a tu problema.

  • Lumbalgias: muchos malestares y dolores lumbares tienen su origen en alteraciones de la movilidad del riñón que afecta al psoas o por disfunciones del hígado con incidencia sobre el diafragma. Los excesos de toxinas (alimentos, medicamentos, etc) suelen afectar mucho el funcionamiento de estos órganos.
  • Cérvico-braquialgias: los dolores cervicales con irradiación hacia el brazo u hormigueos pueden estar ocasionados por fijaciones en el domo pleural, es decir en los ligamentos que conectan la parte alta de los pulmones con las cervicales bajas. Por esta zona pasan importantes nervios y arterias que van hacia el brazo.
  • Dolores de costillas y esternón: estos dolores más palpitaciones, ansiedad, etc. suelen originarse en bloqueos de movilidad del mediastino y la fascia que recubre al corazón que se comunica por varios ligamentos con estas estructuras y con nervios cérvico-dorsales. Los problemas emocionales suelen afectar la movilidad de esta zona.
  • Mareos y cervicalgias: tensiones en diafragma y disfunciones del estómago van a traccionar de la cadena visceral anterior que nace en el cráneo produciendo bloqueos en las primeras cervicales que afectarán el riego sanguíneo y tensiones cérvico-craneales.
  • Migrañas, lumbago, defensas bajas: cuando está alterado el funcionamiento del intestino pueden presentarse cualquiera de estos síntomas tan dispares, por eso es fundamental mantener la movilidad de este órgano y mantenerlo limpio de toxinas.
  • Varices y otros problemas circulatorios de las piernas: pesadez, cansancio, retención de líquidos, etc. son síntomas que responden a una alteración funcional en el cuerpo: la mecánica tóracodiafragmática que afecta el normal funcionamiento de la bomba cardíaca que impulsa la sangre, o tensiones y fijaciones viscerales a nivel pélvico abdominal bloquearán el normal retorno circulatorio son algunas de las causas de estos problemas.