Una de las cosas que veo muchas veces en consulta, que el paciente que viene con un informe de lesión, fácilmente confunde o no tiene muy claro cual es la diferencia entre Espondilolisis y la Espondilolistesis.

Por lo que en el post de hoy intentare dejarlo claro, cuales son sus diferencias.

Hablamos de espondilosis cuando se produce una rotura ( lisis significa rotura) en la lámina de la vértebra. Algunas personas nacen con esta lesión, pero otras lo desarrollan como consecuencia de las tensiones que soportan sus vértebras cuando practican algún deporte en el que se estire y gire la columna bruscamente, o por un traumatismo directo.

En cambio, hablamos de espondilolistesis cuando se produce un desplazamiento (olisthēsis que significa dislocación o desplazamiento) de una vértebra respecto a la inferior. Esta lesión puede producirse por una espondilosis asociada, o bien por una artrosis interapofisaria, sin necesidad de llegar a haber rotura.

 

lislis-y-listeisi

Existen dos tipos de espondilolistesis: Anterolistesis, la vértebra superior se desplaza hacia delante sobre la vértebra inferior.

  • Retrolistesis, la vértebra superior se desplaza hacia atrás sobre la inferior.

 

La espondilosis no tiene por qué mostrar síntomas puesto que puede haber rotura pero sin desplazamiento. En el momento que hay desplazamiento (espondilolistesis) es cuando empiezan a aparecer los síntomas.

Así mismo la sintomatología de la espondilolistesis depende del grado en el que se encuentre la lesión.

      • Grado 1: desplazamiento menos del 25%
      • Grado 2: desplazamiento entre un 25 y 50%
      • Grado 3: desplazamiento entre un 50 y 75%
      • Grado 4: desplazamiento de más del 75%

grados-espondilolistesis

 

 

 

 

 

Generalmente, los grados 1 y 2 no suelen ser causa de dolores de espalda o lumbalgias. Cuando el desplazamiento es mayor, se puede producir la compresión nerviosa o ciatica dependiendo del segmente afectado provocando:

      • Tensión muscular
      • Debilidad en las pierna
      • Sensibilidad en el área de la vértebra lesionada
      • Dolor, entumecimiento u hormigueo en muslos y glúteos
      • Rigidez

El tratamiento depende de la severidad del desplazamiento vertebral. La mayoría de las personas mejoran acudiendo a un Osteopata o Fisioterapeuta  y siguiendo sus recomendaciones sobre los estiramientos y ejercicios de fortalecimiento que deben realizar diariamente. Solo en los casos más graves, en los que se produce una fuerte compresión nerviosa, es necesaria la cirugía para fusionar las vértebras. Si este es su caso no dude en visitar con urgencia a su medico.

Por lo que una visita periódica a su Osteopata ayudar a liberar de tensión a nivel local, realizando una re equilibración global de su cuerpo y optimizando vuestra autonomía física.

Facebook Twitter Email